Las piedras no matan soldados…

Quiero, madre, quiero,
nunca me das nada,
quiero, quiero, quiero,
quiero una granada…

niño de elche_1

Las piedras, mi madre,
las piedras no sirven,
las piedras, mi madre,
sólo son miseria
son muerte son sangre,
las piedras, mi madre,
no matan soldados
ni paran los tanques…

niño de elche_2

Las piedras, mi madre,
son sólo miseria,
son muerte, son cárcel,
las piedras, mi madre,
tortura, son sangre.
Las piedras, mi madre,
no matan soldados
ni paran los tanques.

niño de elche_3

Quiero, madre, quiero,
nunca me das nada,
quiero, quiero, quiero,
quiero una granada,
que abrase los tanques
que todo lo abrasan.

niño de elche_4

[ Fotografías: El Niño de Elche durante un concierto en Barcelona. El mismo día, cerca de Ramala, agentes infiltrados del ejército israelí detenían a un manifestante para, una vez en el suelo, seguir golpeándole y dispararle en la pierna. Según declaraciones gubernamentales, el disparo fue “preciso, para inhabilitar al sospechoso que oponía resistencia”. Otra escena más para la historia de la infamia, el dolor y el odio que asola la región. Y sí, el chaval, como el de la canción, lanzaba piedras a los tanques. ] [ Palabras: las escribió Conrado Santamaría en su  Cancionero de escombros con hoguera y las canta, y de qué manera, el Niño de Elche en su Canción de corro del niño palestino, la pieza que más brilla de su deslumbrante Voces del extremo. Casi nueve minutos conmovedores, demoledores, necesarios. Aquí abajo los tienes. ]
Las novedades, en tu mail

No spam guarantee.

I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )
2016-10-12T16:31:58+00:00

Y tú ¿cómo lo ves?