El deseo…

El deseo. El deseo erótico. Erótico es mejor adjetivo que sexual, es menos reduccionista.

[…] La conciencia de ser deseados nos confiere un sentido único de invulnerabilidad. Cuando este sentido se multiplica por dos, se puede arriesgar casi cualquier cosa […] El deseo es una invitación a, y un esperar, placeres imaginados. Lo que se inicia como deseo erótico puede traducirse súbitamente en el deseo de tener y poseer. El contenido social del deseo es, de hecho, la posesión, y es por eso que en el teatro el deseo irrefrenable nunca es ajeno al conflicto o a la tragedia.

Yes_we_fuck_danza_barcelona_0001

Yes_we_fuck_danza_barcelona_0002

Yes_we_fuck_danza_barcelona_0005

Lo importante es que el sexo no haya sido únicamente una cuestión de sensación y de placer, de ley o de prohibición, sino también de verdad y de falsedad, que la verdad del sexo haya llegado a ser algo esencial, útil o peligroso, precioso o temible […] En todos los tiempos, y probablemente en todas las culturas, la sexualidad ha sido integrada en un sistema de coacción; pero sólo en la nuestra, y desde fecha relativamente reciente, ha sido repartida de manera rigurosa entre la Razón y la Sinrazón, y, bien pronto, por vía de consecuencia y de degradación, entre la salud y la enfermedad, entre lo normal y lo anormal.

Yes_we_fuck_danza_barcelona_0006

Cuando es recíproco, el deseo es una trama, urdida por dos, y enfrenta o desafía todas las otras tramas que determinan al mundo. Es una conspiración de dos. El propósito es ofrecerle al otro un respiro que aplace el dolor del mundo. No la felicidad (¡!), pero sí un respiro que alivia al cuerpo del riesgo enorme de sufrir dolor.

Yes_we_fuck_danza_barcelona_0007

En todo deseo hay compasión y hay apetito; ambos, no importa su proporción relativa, se entretejen. El deseo es inconcebible sin una herida. Si hubiera seres sin heridas en este mundo, vivirían sin deseo.

Yes_we_fuck_danza_barcelona_0003

El cuerpo humano contiene arrojo, gracia, jugueteo y dignidad pero es intrínsecamente trágico. El deseo anhela escudar el cuerpo deseado de la tragedia que aloja, y lo que es más, cree que puede. Esta es su fe. No hay naturalmente altruismo en el deseo. Ofrecer escudo, conferir salvedad, se logra en el ofrecimiento de todo el ser, física e imaginativamente, pero desde el inicio dos cuerpos se involucran y así la salvedad, cuando se logra, si se logra, los cubre a ambos. Esta tiende a ser breve y no obstante lo promete todo, por eso logra abolir la brevedad -y junto con ella las lesiones asociadas a la amenaza de lo breve […]

Ahora.
Justo a esta hora.
Ganas de olerse la piel, de sentir el aliento,
Ganas de lamer los besos, de besar los sexos
Ganas de atar extremos y desatar deseos

Yes_we_fuck_danza_barcelona_0012

Yes_we_fuck_danza_barcelona_0008

Yes_we_fuck_danza_barcelona_0011

Cualquier deseo se conforma de una multitud de ofrecimientos y anhelos, por tanto, habrá tantas variedades de deseo como encuentros eróticos. La desaparición de los amantes no puede considerarse una evasión, un vuelo; es más un viraje a otra parte: la entrada en una plenitud.

Comúnmente se piensa en la plenitud como acumulación. El deseo insiste en que es un regalarse: la plenitud de un silencio, una oscuridad en donde todo está en paz.

El deseo promete liberarnos, es eso precisamente lo que propone en su punto de mayor éxtasis: desvanezcámonos.


Yes_we_fuck_danza_barcelona_0013

Mientras sube la marea
(y) cada uno rememora
llevo al vacío de mi sombra
destellos de ti.

El viento los llevará
cuando todo se desvanezca

El viento nos llevará.

 

Yes_we_fuck_danza_barcelona_0014

[ Fotografías: de la obra Fuck in progress, de la asociación Kiakahart, danza, teatro, erotismo, provocación y reflexión. Del 3 al 5 de julio estarán en el Grec, pásate por allí y así lo ves en directo, la vida siempre es más intensa que la fotografía y, en este caso, más incluso. En las imágenes aparece (por este orden) Jordi Cortés -que además dirige el espectáculo- y Marisol Rufo, Gloria José, Emilio Bravo, Joan Casaoliva, Míriam Aguilera y Jaume Girbau. ]

[ Palabras: Los poemas son de Míriam Aguilera, la enorme bailarina de la quinta fotografía, y de Noir Desir. Las citas de los demoledores ensayos de Michel Foucalt y de John Berger, más asequible e igual de lúcido en Con la esperanza entre los dientes. ]

Las novedades, en tu mail

No spam guarantee.

I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )
2016-10-12T16:31:59+00:00

¡Gracias por compartirlo!

Y tú ¿cómo lo ves?