Ensordeciendo la ciudad…

 

Antidisturbios Mossos - Dispositivos Acústicos de Largo Alcance

A los hombres de la fotografía les une el cable tanto o más que la pistola, el casco o la obediencia debida que profesan.
Uno, callado, sostiene el altavoz. El otro, micrófono en mano, da órdenes a los manifestantes.
O aprieta un botón y el altavoz emite un sonido agudo, muy agudo.

Podrían recordar a un par de feriantes en plena tómbola, cantando bingo, anunciando la próxima chochona. El día que estrenaron sus nuevos juguetes debió ser hilarante: “Uno, dos, probando… súbelo, sí… eh, quieto, ¡para!, ¡bájalo, que duele! Puf, cómo peta el maquinón, qué pasada…” (o la jerga equivalente en catalán). Quién sabe, tal vez lo estrenó un Mosso-de-día/DJ-de-noche pinchando sus mezclas con el altavoz que hemos pagado todos (de 15.000€ para arriba, por cierto). Escenas ficticias, casi amables si el aparato en cuestión no pudiera reventarte los tímpanos desde lejos, asépticamente, como un rifle.

Lo llaman dispositivo acústico de largo alcance o LRAD (altavoz revienta-tímpanos no vendería) y es el arma elegida para sustituir a las balas de goma en Catalunya. Asusta, y mucho, imaginar a la Guardia Civil  aturdiendo con ella a inmigrantes al borde de la asfixia en Melilla.

Mossos d'esquadra - cañón acústico - antidisturbios

[ Fotografías: durante los disturbios posteriores a la manifestación contra el desalojo de La carboneria, un edificio ocupado en el centro de Barcelona. Antes de utilizar esta nueva adquisición como mandan sus cánones, los Mossos calentaron motores repitiendo a modo de mantra lo siguiente: “Atención, les habla la policía. Dejen de hacer lanzamientos y daños a las entidades” (nota del traductor:  no rompan los cristales de los bancos). Es la segunda ocasión que los Mossos d’esquadra utilizan esta arma. Nada parece indicar que sea la última. ]
Las novedades, en tu mail

No spam guarantee.

I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )
2016-10-12T16:32:18+00:00

4 Comments

  1. Carlos Itriago 27 febrero, 2014 at 21:43 - Reply

    Dejé un comentario de la selección de la semana en mi Blog:
    http://pleasedontmovedotcom.wordpress.com/2014/02/27/barcelona-photobloggers-pic-of-the-week-ii/

  2. shasa 21 febrero, 2014 at 20:11 - Reply

    Sobre el comen anterior: no funciona asi. Es mas probable quebsi tu estabas por la zona tus tímpanos corrían riesgos. Mezclar las cosas no ocultan los actos ilegales de los mossos.

  3. Carlo Santangelo 20 febrero, 2014 at 20:41 - Reply

    Anoche tenía el coche aparcado en c/Calabria, alguno de los pacíficos manifestantes prendió fuego a un contenedor y, casualidades de la vida, se quemó y me ha destrozado la parte trasera del vehículo que uso para trabajar!!! Lástima que el policía del altavoz no le hubiera reventado los tímpanos al que quemó el contenedor.

    • Jesús G. Pastor, un fotógrafo 23 febrero, 2014 at 21:06 - Reply

      Carlos… Qué faena lo de tu coche… Espero que lo soluciones y la aseguradora no se desentienda.
      Contestando a tu malestar, no sé en qué parte de mi texto lees alguna legitimación de los que queman contenedores. Relee, no la encontrarás.
      Aunque la frustración general sigue aumentando y es probable que ardan más contenedores, no creo que así se solucione nada.
      Pero que un funcionario público al que pagamos todos reviente tímpanos o arranque ojos tampoco… Por muchos motivos, entre otros:
      Porque es un arma indiscriminada que puede afectar a cualquier otro manifestante, a un periodista o a ti mismo mientras retiras el vehículo.
      Porque es un castigo absolutamente desproporcionado y las sanciones por parte del estado requieren de un juicio justo.
      Y, por encima de todo, porque dinámicas tipo ojo por ojo son de otros tiempo que ojalá nunca regresen. Él te quema el coche, tú le dejas sordo, él te quema la casa, tú le dejas ciego, él te quema vivo, tu familia quema a sus hijos, sus amigos queman tu barrio… y así… ¿Realmente crees que así solucionaríamos los problemas? Probablemente no…

      Saludos.

Y tú ¿cómo lo ves?