¿Tú qué harás?

El niño de la fotografía podría ser un refugiado sirio. O bosnio. Podría ser libanés, armenio, palestino, kosovar, croata o chipriota. ¿Era colombiano, salvadoreño o nicaragüense? ¿Judío? ¿Gitano? ¿De dónde es? ¿De qué huye?

El chaval de la imagen huye de la humillación, el dolor y la muerte que implica cualquier guerra y, si sobrevivió, fue tal vez gracias a la compasión que (a veces) sienten algunas personas por los más débiles.

El niño de la fotografía nos mira desde el pasado, rodeado de nubes oscuras, presagio de truenos futuros.

Su mirada nos interroga, nos pregunta: ¿oye, tú qué miras? ¿qué harás en la próxima guerra?

niño-refugiado-guerra-civil-española-

[ El niño de la fotografía huía de la guerra civil española. Sí, ‘uno de los nuestros’ escapando de asesinos que también eran ‘de los nuestros’, porque matar y huir podemos todos ] [ El autor de la fotografía central fue Manuel Moros, un pintor colombiano que residía en Colliure cuando decenas de miles cruzaron el paso fronterizo de Portbou-Cèrbere entre el 5 y el 10 de febrero de 1939 ] [ La fotografía híbrida, mezcla de nubes y pasado, fue tomada en Portbou, en el Memorial Democrático. A unos metros de allí, existía hace años existía una frontera que (como todas) significaba la posibilidad de una vida posible frente a la probabilidad de la muerte. ]
Las novedades, en tu mail

No spam guarantee.

I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )
2016-10-12T16:32:19+00:00

5 Comments

  1. Javier G. Arribas 19 marzo, 2014 at 20:09 - Reply

    Jesús, además de un estupendo fotógrafo, eres un poeta. A mi al menos consigues remover sensaciones en mi alma y mi conciencia. Un abrazo

  2. atrapafotos 29 noviembre, 2013 at 17:57 - Reply

    La realidad a veces es tan dura que no podemos ni llegar a comprender lo que se siente al vivirlo. Solo nos queda como mínimo intentar comprenderlo.

  3. Jota 12 septiembre, 2013 at 20:23 - Reply

    Qué duro y directo. Qué necesaria esa pregunta. Qué triste la respuesta.
    Jota.

  4. Ernesto Mirabal González 12 septiembre, 2013 at 0:19 - Reply

    Miserias humanas que nos han acompañado en la historia y que nos seguirán acompañando quien sabe hasta cuando. Saludos

Y tú ¿cómo lo ves?