Éxtasis, dolor…

barcelona-pakistan-extasis-dolor-2

El techo de un autobús.
La camilla de una ambulancia.

Belleza lacrimógena.
Dolor desquiciante.

10 horas, 4.000 metros de altura.
20 minutos, 40 metros sobre el mar.

Pakistán.
Barcelona.

Lagos, picos, glaciares, nubes, luz.
Cristal, acero, plástico, oxígeno enlatado.

Viento, infinitud, iluminación, agradecimiento.
Claustrofobia, desamparo, debilidad, miedo.

Caminos de libertad, decisiones necesarias.
Correas en el pecho, voluntad subyugada.

Zapatillas polvorientas de avanzar sin descanso.
Calcetines impolutos sin caminos recorridos.

Movimiento perpetuo, estímulo, análisis.
Calma forzosa, silencio, aprendizaje.

La espiral infinita e inevitable: éxtasis-dolor, dolor-éxtasis.

Nota: mi cuerpo aterrizó exhausto y feliz pero sucumbió a los dos días. En el hospital creen que mi columna no soportó el ritmo que impuso mi sed de absoluto. Yo creo que se equivocan: mi alma sigue deambulando fascinada y meditabunda por Asia, es su ausencia la que me paraliza. Mientras regresa, prepararé la mochila para el próximo viaje…

[ Tfno-fotografías: durante el trayecto de Gilgit a Mastuj (Baltistán) y de casa al hospital (Barcelona) ]
Las novedades, en tu mail

No spam guarantee.

I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )
2016-10-12T16:32:36+00:00

Y tú ¿cómo lo ves?