Me duele lo que veo…

antidisturbios-madrid-marina-losada

Veo a una ciudadana suplicando desarmada, arrodillada e indefensa.
Veo a un policía gritando escopeta en mano, veo una pistola, un casco, botas con punta de metal.

Veo una imagen repetida cíclicamente durante más de un año de protestas, de intimidación y cargas pro-disturbios, de silencio o tergiversación informativa. Más de un año de indignación, de grito y desesperación, de recortes sociales, de fractura cada día más profunda entre los responsables políticos y parte de la ciudadanía.

Veo un agresor que se excusa en la obediencia pero elige cómo, a quién y con cuánta contundencia golpear.
Veo una víctima que protesta porque necesita que las cosas cambien y desea creer que es posible.

Veo la soledad ante el dolor y el miedo, cómo la solidaridad y la compasión huyen obligadas cuando todo es pánico y hay que correr para salvar la vida.

Veo el símbolo de un país que evoluciona: de siesteando tumbado a suplicando arrodillado y pronto, tal vez, exigiendo en pie.

Veo que nada cambia nunca, o cambia poco y lento, o cambia a golpes, que el poder corrompe y el poderoso manipula y aplasta, que quien puede hundir al más hundido aprovecha su debilidad para mantenerse a sí mismo en una pirámide de explotación y crueldad infinita y eterna.

Veo a los que dan las órdenes desde la cúspide llenos de frases vacías por televisión, sin mancharse las manos, protegidos y a salvo… O eso creen, de momento.

Veo que todo se repite, que varía la geografía pero no los humanos que la habitan, que siempre en todas partes armas y uniformes inoculan prepotencia e insensibilidad al dolor ajeno.

Y me duele ver todo esto aquí, tan cerca, mientras aterrizo de Pakistán…

[ Esta fotografía es de Madrid y podría ser del #25s, pero poco importa la fecha cuando todo se repite en un bucle cada vez más peligroso. Fue tomada durante las protestas mineras y me la envió para su difusión su autora, Marina Losada, una artista argentina y optimista por elección que visitaba Madrid y se topó con la escena.

No veía, me dijo, muchas diferencias entre su policía y la nuestra, entre sus protestas y las nuestras. Igual que yo no veo diferencia de forma ni fondo entre las cargas de la Policía Nacional en Madrid y las que he vivido y fotografiado de los Mossos d’Esquadra en Barcelona: desde el desalojo de Plaza Catalunya y el 15 de junio de 2011 cuando miles de personas rodearon el Parlament, hasta la huelga universitaria del 29 de febrero y los heridos graves en la huelga general de este año.

Aunque por lo visto, según nos explicó Artur Mas ayer (qué casualidad, el mismo #25S, no un día antes o después) cambiar de bandera, banca, policía y ejército será la solución a todos y cada uno de nuestros problemas. ]

Las novedades, en tu mail

No spam guarantee.

I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )
2016-10-12T16:32:35+00:00

10 Comments

  1. Miguel 18 octubre, 2012 at 16:06 - Reply

    Hola Jesús, a mi también me duele lo que veo. Desgraciadamente y como consecuencia de esta monumental estafa, los recortes de derechos, libertades y conquistas sociales irán a más, a la par que aumenta la represión.
    Sobre la llamada “violencia legítima” ejercida por la policía: la única diferencia existente entre un psicópata violento uniformado de aquí o de allí; son las órdenes políticas que reciben de sus superiores.

    Un abrazo!!!

  2. Cesar 2 octubre, 2012 at 13:50 - Reply

    Suelen decir que una imagen vale más que mil palabras y la verdad que esta imagen habla por sí sola. Refleja un momento dramático donde el golpe lo recibe el más débil y quien se supone debe ser su defensor, es quien reprime, olvidandose que es también victima de un plan casi macabro, donde todos y cada uno salen perdiendo. El tiempo pasará y todo cambiará, mientras tanto esperar es una tarea dificil.

    • isus 3 octubre, 2012 at 4:26 - Reply

      El tiempo pasará, sin duda… ¿Todo cambiará? Esperemos entonces…

  3. alfred 27 septiembre, 2012 at 17:41 - Reply

    yo veo a un agente del orden cumpliendo su deber y a uno que altera el orden.

    • isus 3 octubre, 2012 at 4:25 - Reply

      tú ves una persona que altera el orden arrodillándose? No vemos lo mismo, ciertamente…

  4. Marina Losada 27 septiembre, 2012 at 4:24 - Reply

    Muchas gracias Jesús por tus palabras para mi foto. Palabras sensibles, incisivas, lúcidas que con certero análisis unen dos hechos que forman parte de un mismo camino en el que los han metido y los mantienen a golpe y balazo.
    La situación del país se ve triste, difícil, injusta y violenta… y lamentablemente me resulta bastante familiar. De todos modos, mi incurable optimismo dice: No aflojen! Brazos en alto, corazones arriba y sobre todo mentes críticas y despiertas.
    Gracias, como siempre, es un honor acompañarte.

  5. Anticronista Gutierrez 27 septiembre, 2012 at 1:10 - Reply

    Tanta violencia algún día va a terminar por desatar una guerra, y personalmente disfrutaré viendo como decapitan a toda la clase política que vive en una realidad paralela y que se empeña en defender lo injusto, lo indefendible, mientras ellos hacen gala de sueldos astronómicos, estafas, tráfico de influencias… Siento ser así de franco, pero tuve que dejar el país porque cualquier día, en la desesperación de dos años sin empleo y con una mayor capacitación laboral que la mitad de la clase política, me iba a inmolar como un chiíe en el congreso de los diputados llevándome por delante a tanta lacra que nos hunde cada día en una miseria más profunda.

    • isus 3 octubre, 2012 at 4:45 - Reply

      Uy, uy… Esperemos que no, que las guerras generan más sufrimiento que otra cosa… Coincidimos, eso sí, en ese sentimiento alucinógeno ante la realidad paralela política… En fin, tiempo al tiempo y suerte en el extranjero.

Y tú ¿cómo lo ves?