Cantan en Orobroy (del verbo orobrar, en caló “meditar, reflexionar”) un poema cuya traducción es:

“Cuando escucho la vieja voz de mi sangre que canta y llora recordando pasados siglos de horror,

siento a Dios que perfuma mi alma y en el mundo voy sembrando rosas en vez de dolor”.

El (increíble) pianista David Peña Dorantes visitó Barcelona esta primavera. Aquí te dejo sus retratos y algunas de sus piezas grabadas en estudio y sus increíbles directos.

 

“Un arte verbal como la poesía es reflexivo, se detiene para pensar.

La música es inmediata; avanza sin detenerse, para existir”.

W. H. Auden.

Las novedades, en tu mail

No spam guarantee.

I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )