Para que no sufran lo que yo sufrí…

María Tay trabaja desde los 13 años fuera de casa: lavando ropa, vendiendo fruta y tamales puerta a puerta, torteando, limpiando casas… Además, ha tirado adelante su hogar y ha criado a cuatro hijas y tres hijos. Esto explica sobre la situación de la mujer indígena en Guatemala:

 

[ Vídeo: cerca de Santa Cruz del Quiché (al norte de Guatemala), en el hogar de la entrañable y hospitalaria familia Marroquin Tay. Uno nunca sabe cómo agradecer lo suficiente encontrar personas así por el mundo… María Maritza, una de las hijas de María Tay, estudia gracias a las Becas Ella de la organización no gubernamental Educo. ]
Las novedades, en tu mail

No spam guarantee.

2017-09-29T21:46:25+00:00

2 Comments

  1. Leopoldo García Lorenzo 10 marzo, 2016 at 17:42 - Reply

    Enhorabuena

Y tú ¿cómo lo ves?