Canchitas de fútbol bajo las estrellas…

“Las estrellas tan altas son destellos de hielo”.

Salvador_05275_Perquín
Lo primero que hizo Raúl al llegar a España, hace tres años ya, fue acercarse a un club de fútbol amateur para jugar. En el extrarradio de San Salvador jugaba a menudo, vivía frente a una canchita de tierra y allí pasó su adolescencia, corriendo y soñando feliz, rodeado de una docena de amigos que lleva consigo para siempre.

Lo segundo que hizo, al empezar a jugar, fue lesionarse. Su cuerpo ágil y eficaz en el calor tropical no soportó el invierno y un músculo hizo lo que él hace en contadas ocasiones: quejarse. Nada muy grave, todo muy simbólico.

Cuando uno emigra sabe que extrañará a su familia, a sus amigos, el barrio, la aldea de su abuela, su habitación… Pero hay elementos cotidianos cuya ausencia pesa mucho más de lo esperado. Raúl está feliz con las canchas españolas, todas equipadas con césped artificial, gradas, focos, horarios y hasta bar. Pero extraña la espontaneidad del que agarra una pelota, da cuatro voces y al minuto está jugando. Aunque en San Salvador la pista fuera de tierra y alguna que otra piedra, aunque no hubiera gradas y al anochecer jugaran bajo la luz de las farolas, la luna o las estrellas.

 

[ Fotografías: desde lo alto de Perquín, cerca de la frontera con Honduras. De nuevo viví, disfruté y aprendí en El Salvador gracias al amor, la hospitalidad y la paciencia de mi familia allí: Rosa, Raúl, Erika, Cristian, Sonia, Guillermo, Héctor, Mónica… Y al humor de los ‘amigos por siempre’ de Apopa. Y a Raúl, mi hermano menor sobrevenido. Gracias por la luz cotidiana. ] [ Cita: un verso de un poema del genio Ángel González. ]
Las novedades, en tu mail

No spam guarantee.

2016-10-26T16:34:27+00:00

One Comment

  1. Andy 14 Octubre, 2016 at 16:07 - Reply

    Love it!!!! El Salvador tierra de Amor, Bondad, que tiene el cielo por sombrero.

Y tú ¿cómo lo ves?