manifestacion_reforma_laboral_jesusgpastor_0240-2

La que nos mira está agotada. Su rostro está desenfocado y sólo vemos uno de sus ojos, pero nos explica que no puede, que no aguanta más. Porque amanece y no hay sol ni luna ni bombillas. Porque de un tiempo a esta parte, cualquiera diría que nunca amanece, que se acabó la luz.

“Esta mañana no tengo mañana”, nos dice su pancarta… Y es que más allá del pasado y del presente, más allá de la corrupción política, los rescates bancarios, los desahucios y los recortes sociales, el factor más devastador en cualquier crisis es el miedo, la inseguridad, la incertidumbre ante el futuro.

Ella sabe que cuando se desvanece la esperanza sólo crece la desesperación. Por eso protesta. Porque anhela la posibilidad de una certeza. Porque ella, como todos, desea que alguien mirándole a los ojos calme su ansiedad susurrando: “tranquila, existirá un mañana, no lo dudes… Y el mañana empieza hoy, ahora mismo”.

[ Fotografía : Manifestación contra la reforma laboral en Barcelona. Texto publicado en el Huffington Post ]